Covid-19: Diseño y Soluciones para crear Espacios de Laboratorio saludables y seguros. PARTE I

28/04/2020by h1BL4bGenerando conocimientoNoticias

Portada_PARTE-I-COVID-19-1-1200x675.jpg

Con la crisis de la Covid-19 hemos llegado a un punto de inflexión general que hará remover nuestra escala de valores y no pocos paradigmas. Desde HibLab veníamos apostando y trabajando, desde nuestros orígenes, en la necesidad de trabajar en un nuevo modelo de desarrollo sostenible de Instalaciones científicas enfocado a la seguridad del usuario, en la sostenibilidad de las instalaciones y en la flexibilidad del espacio.

El pasado 3 de abril la Asociación Europea que desarrolla y promueve tecnologías energéticamente eficientes, seguras y saludables para servicios mecánicos de instalación en edificios, REHVA (Federation of European Heating, Ventilation and Air Conditioning) ha actualizado el documento sobre cómo debemos operar en nuestras instalaciones térmicas y de saneamiento para mitigar situaciones originadas por la expansión de virus en edificios, tal como nos ocupa en estos meses con esta pandemia derivada del COVID-19.

Se trata de un documento de trabajo que desde REHVA se ha redactado para intentar impedir en la medida de lo posible la transmisión del COVID-19, desarrollando una serie de orientaciones prácticas, que dan respuesta a cuestiones que todos nos estamos preguntando ante esta difícil situación que estamos viviendo a nivel mundial.

A continuación, se relacionan un resumen de medidas prácticas.

  • Asegure la ventilación de los espacios con aire exterior.
  • Cambie la ventilación a velocidad nominal al menos 2 horas antes del tiempo de uso del edificio y cambie a velocidad más baja 2 horas después del tiempo de uso del edificio.
  • En las noches y fines de semana, no apague la ventilación, pero mantenga los sistemas funcionando a menor velocidad.
  • Asegure una ventilación regular con ventanas (incluso en edificios con ventilación mecánica).
  • Mantenga la ventilación del inodoro 24horas/7dias en funcionamiento.
  • Evite abrir ventanas en los inodoros para asegurar la dirección correcta de ventilación.
  • Indique a los ocupantes del edificio que descarguen los inodoros con la tapa cerrada.
  • Cambie las unidades de tratamiento de aire con recirculación a aire 100% exterior.
  • Inspeccione el equipo de recuperación de calor para asegurarse de que las fugas estén bajo control.
  • Apague las bobinas del ventilador o actívelas para que los ventiladores estén continuamente encendidos.
  • No cambie los puntos de ajuste de calefacción, refrigeración y posibles humectaciones.
  • No planifique la limpieza de conductos para este período.
  • Reemplace el aire exterior central y extraiga los filtros de aire como de costumbre, de acuerdo con el programa de mantenimiento.
  • Los trabajos regulares de reemplazo y mantenimiento del filtro se realizarán con medidas de protección comunes, incluida la protección respiratoria.

Algunas de estas medidas afectan a la operación de los sistemas de Climatización y ventilación de edificios y particularmente a instalaciones científicas y de laboratorios, pero otras están directamente relacionadas con el propio diseño de dichos sistemas.

Se está comprobando que la ventilación, filtración y humedad adecuadas reducen la propagación de patógenos como el nuevo coronavirus.

Fuente: https://www.nytimes.com/search?query=Your+Building+Can+Keep+You+Well+or+Make+You+Sick

Empresas internacionales especialistas en la gestión de la Calidad de Ambiente Interior (CAI), siguen apostando por maximizar la salud y la productividad de los ambientes interiores de los edificios de laboratorios desde hace años. Así es como HibLab desde sus inicios ha apostado por implantar estas estrategias de mejora de la CAI que encajan con las recomendaciones actuales para abordar la problemática derivada del COVID-19 y lo que seguramente será un movimiento fortalecido de cara al diseño de edificios en el futuro.

Las siguientes son características clave ampliamente reconocidas en el diseño de sistemas de climatización que están destinadas a lograr edificios científico-tecnológicos más saludables y seguros:

  1. MAYOR VENTILACIÓN.
  2. MANTENER NIVELES DE HUMEDAD ÓPTIMOS (ENTRE 40-60 HR).
  3. FILTRACIÓN DE AIRE MEJORADA.
  4. MEDICIÓN DE PARTÍCULAS.
  5. MEDICIÓN Y CONTROL DE COVT.

1. MAYOR VENTILACIÓN:

La ventilación con aire exterior es vital para diluir los contaminantes en el aire y disminuir las tasas de transmisión de enfermedades. Muchos edificios de nuevo diseño reducen el aire exterior para ahorrar energía (generalmente basándose SOLO en los niveles de dióxido de carbono). La recirculación del aire ahora está prohibida en algunas ciudades importantes y se reemplaza con diseños DOAS*1 obligatorios. Se entiende que la ventilación con aire exterior es vital y los estándares como el IWBI*2 otorgan a los clientes más puntos en función de la cantidad de aire fresco que utilizan.

Los sistemas de Ventilación Controlada por demanda (VCD) son ahora más importantes ya que aseguran que esto se haga de la manera más eficiente posible. Los sistemas DOAS y HVAC pueden dimensionarse de manera óptima cuando se implementa la VCD. La VCD multiparamétrica será más importante, incluso crítica u obligatoria en algún caso si cabe.

2. MANTENER NIVELES DE HÚMEDAS ÓPTIMOS:

Hay evidencias (aunque se precisan más estudios) que sugieren que los virus sobreviven mejor en ambientes de una determinada humedad. Los edificios deben, si es posible, aumentar la humedad para mantener un rango óptimo de 40 a 60% durante la temporada alta de virus.

Recomendación:

  • Mínimo: 30% RH
  • Óptimo: 40% a 60% RH

Source: Arundel, Anthony V., Elia M. Sterling, Judith H. Biggin, and Theodor D. Sterling. “Indirect Health Effects of Relative Humidity in Indoor Environments”. Environmental Health Perspectives 65/1985.

Fuente: https://www.washingtonpost.com/outlook/2020/03/17/hospital-design-coronavirus/

Si bien es potencialmente beneficioso a corto plazo, estos niveles pueden causar desafíos de mantenimiento a largo plazo. La medición y el control precisos producirán los resultados más cómodos y saludables. Esto también aumenta la necesidad de un funcionamiento correcto de la economía de aire que se basa en la entalpía, en lugar de basarse solo en el valor de bulbo seco. El control del economizador propuesto por HibLab funcionará durante el ciclo de vida del edificio.

3. FILTRACIÓN DE AIRE MEJORADA:

Se puede minimizar la contaminación cruzada y la alta entrada de partículas al mejorar el nivel de filtración de un sistema. La mayoría de los edificios usan filtros de bajo grado que pueden capturar menos del 20 por ciento de las partículas virales, carecen de programas de mantenimiento de rutina y los operadores no están informados de cuándo los filtros están completamente colmatados.

Los hospitales y otras instalaciones científicas usan filtros F9 y hasta tipo HEPA por una buena razón, capturar las partículas virales en el aire tan pequeñas como de 0,3 micras o menores. Los niveles más altos de filtración combinados con la medición de partículas pueden optimizar los cambios de filtro e informar mejor cuando existen problemas.

4. MEDICIÓN DE PARTÍCULAS:

Deben considerarse nuevas estrategias de control cuando existen altos niveles de partículas AE (aire exterior) o AR (aire de recirculación). La medición de partículas precisa y fiable, para partículas de grado respiratorio, ubicadas correctamente en todo el interior del edificio, es la forma más efectiva de asegurar la menor probabilidad de propagación de un virus en el aire.

Agregar la medición de partículas pequeñas a la corriente de aire para el lado anterior y posterior de las etapas de filtros y observar diferencialmente los aumentos en los niveles de partículas es el mejor método para comprender y remediar los altos niveles de partículas. Por separado, la preocupación por situaciones que afectan al AE ha crecido en muchas partes del mundo y también se deben implementar nuevas estrategias de control para minimizar o filtrar más el AE cuando se producen estas circunstancias.

5. MEDICIÓN Y CONTROL DE COVT:

Deben producirse protocolos de limpieza mejorados y la implementación de planes de control de infecciones ambiciosos. Esto incluye la desinfección regular de las superficies dentro de los edificios, sin limitarse a manijas de puertas, pasamanos, interruptores de luz, botones de elevadores, accesorios de baños, teclados compartidos, fuentes de agua, otros artículos comúnmente tocados y espacios de trabajo compartidos. La frecuencia de limpieza debe aumentarse junto con la concentración de los productos químicos utilizados.

Esto conducirá a un aumento de los COV (componentes orgánicos volátiles) en el aire: los operadores de edificios necesitan saber dónde y cuándo los COV están en alta concentración en el aire interior y ajustar la ventilación a esos espacios para mantener el aire limpio y saludable. Esto será similar a la mitigación de eventos mediante la VCD implementada de manera tan efectiva.

En conclusión, pasamos aproximadamente 1800 horas al año en nuestros laboratorios, oficinas y aulas. Añadido a ello, el aire interior frecuentemente tiene de 7 a 10 veces los contaminantes del aire exterior.

La VCD de parámetros múltiples y monitoreo centralizado es la mejor práctica de la industria para mantener los ambientes interiores de nuestros edificios lo más saludables y productivos posible al optimizar la ventilación y proporcionar información e inteligencia en tiempo real sobre las condiciones de la CAI.

Esta no es una reacción instintiva a las condiciones actuales: esto es lo que HibLab ha estado defendiendo y procurando aplicar durante años para los laboratorios. Aunque este es un momento realmente difícil, seguimos apostando a mejorar el futuro en entornos científico-tecnológicos.

En próximas noticias y artículos seguiremos ampliando este apartado tan importante del Diseño y Soluciones para crear Espacios de Laboratorio saludables y seguros.