Covid-19: Calidad Ambiente Interior en Laboratorios

05/05/2020by h1BL4bGenerando conocimientoNoticias

Portada_CAI-en-laboratorios-1200x675.jpg

Tras la buena respuesta obtenida a nuestro último artículo “Diseño y Soluciones para crear Espacios de Laboratorio saludables y seguros” hemos creído oportuno ampliar dicha información tras una avalancha de solicitudes.

Tras comprobarse que la ventilación, filtración y humedad adecuadas reducen la propagación de patógenos como el nuevo coronavirus y contrastar que desde organismos europeos están modificando criterios de diseño y creando diferentes medidas que afectan a la operación de los sistemas de Climatización y ventilación de edificios y particularmente a instalaciones científicas y de laboratorios, entendemos que un sistema de monitorización de calidad de ambiente interior a través de sensores que permitan solicitar una ventilación bajo demanda, reduciendo los costes de explotación y el impacto medioambiental, es la tecnología más adecuada para establecer estrategias energéticas eficientes y saludables para los espacios de laboratorio.

S*Air-Optinet es un sistema líder en la gestión eficiente de las necesidades de ventilación que brinda a los propietarios de edificios ahorros de energía sostenidos al optimizar las tasas de ventilación a través de sus soluciones de medición inteligentes y garantizar el máximo rendimiento del edificio a través de los Servicios Aircuity Advisor™. Al combinar la detección en tiempo real y el análisis continuo de los ambientes interiores, el sistema ayuda a los propietarios de edificios comerciales, institucionales y de laboratorio a reducir los costos operativos, mejorar la seguridad y ser más eficientes energéticamente.

Optinet HibLab Operatividad

El sistema proporciona al control de la instalación de climatización y ventilación la información necesaria para que éste pueda regular la cantidad de aire primario que introduce al local en función de las condiciones internas o dicho de otra forma en función de la Calidad de Ambiente Interior (CAI), medidas en términos de niveles de CO2, COVs (componentes orgánicos volátiles) y partículas (y opcionalmente CO y humedad) para entornos de instalaciones científicas, así como en términos de CO2 (y opcionalmente CO, COVs, partículas y humedad) para entornos de uso general, en coordinación con la demanda de ventilación generada por los dispositivos susceptibles de una extracción (vitrinas de gases, campanas, brazos, etc.). Esta aplicación proporciona un enfoque dinámico de la tasa de renovación de aire en general, frente al criterio tradicional de nivel constante de renovaciones/hora de aire primario por local.

En términos generales hablando de laboratorios, existen tres condicionantes que nos pueden determinar el nivel de aire que debemos mover para mantener las condiciones deseadas en su interior. El caudal de aire necesario para combatir cargas térmicas, el caudal determinado por la compensación del aire extraído de las extracciones localizadas (vitrinas, campanas, etc.) y el propio caudal de aire determinado por las renovaciones/hora diseñadas para dicho local. Cada uno de ellos puede disponer de una estrategia determinada para optimizarlo.

Así para combatir las cargas térmicas se pueden buscar estrategias de disociación de cargas térmicas y ventilación, mediante el uso de vigas frías, fan-coils, etc. propios de cada local ya que tal como establece el RITE, el aire de laboratorios está clasificado como IDA4 y no puede ser recirculado en un sistema general que comparta conductos entre locales diversos.

Para minimizar el aire extraído de elementos puntuales, existen técnicas de volumen variable que permiten optimizar dicho consumo. En cualquier caso, éste viene determinado por el proceso interno que se da en el laboratorio.

Finalmente, y en lo relativo a la ventilación por dilución o las renovaciones/hora que se apliquen al local, partiendo de un máximo que pueda determinar el estado del arte internacional actual, la propuesta del sistema S*Air-Optinet relativa al uso de la ventilación controlada por demanda propone optimizar este condicionante, adaptándolo a las condiciones del local. 

En este sentido, la normativa DIN1946 establece parámetros de ventilación (aire primario) de 25m³/h.m² y diversa bibliografía a nivel mundial sitúa estas necesidades en torno a 8-10 ren/h. Sin embargo, existen estudios que han determinado que por encima del 95% del tiempo el aire en los laboratorios se encuentra limpio, aunque eventualmente ocurran incidencias del tipo derrames o emanación de vapores debido a almacenamiento inadecuado, trabajos realizados fuera de los dispositivos de seguridad o ausencia de extracciones localizadas para equipos. Todo ello viene a demostrar que no existe un rango de ventilación fijo que sea adecuado para todas las casuísticas de un laboratorio.

Para acometer esta circunstancia, el sistema S*Air-Optinet propone en resumen variar el nivel de renovaciones/hora del local donde esté implantado monitorizando la Calidad de Ambiente Interior de forma que, si el aire está limpio, se mantiene una baja dilución y cuando se detecten contaminantes se aumenta el caudal de aire primario. Estas condiciones internas son medidas y analizadas por el sistema, mediante una toma remota de muestras de aire en cada local, que a través de una instalación común se envía a un conjunto centralizado de sensores que atienda a dichos locales. Dichas muestras se recogen continuamente de forma secuencial y en tiempo real de las salas específicas y de los espacios individuales incluidos en el sistema. 

Seguidamente deben ser llevadas a través de un bus común de aire y datos, pasando por unos routers, al conjunto centralizado de sensores para su análisis y para una monitorización de los datos ambientales y comunicación al sistema de control de la ventilación del edificio.

 S*Air-Optinet el único sistema capaz de detectar las sustancias con un conjunto de sensórica centralizada a diferencia de otras empresas a nivel mundial. Utilizando dichos conjuntos de sensores centralizados de alta calidad aumenta la precisión de las mediciones necesarias y reducirá significativamente los costes de mantenimiento y calibración del sistema porque se reducen el número total de sensores y recursos futuros de mantenimiento de los mismos en comparación con sistemas de medida y sensorización individualizada por local. Estas medidas se compararán con los valores de referencia que determinarán la necesidad de mayor o menor tasa de renovación de aire del local para poder retornar a las condiciones deseadas de calidad de ambiente interior con el menor coste energético.

Estos datos muestreados se transmitirán al centro de datos para el archivo, revisión y generación de informes. Esta información es susceptible de comunicar a un sistema de gestión de edificios (BMS), lo que le permitirá optimizar las tasas de renovación de aire primario sobre la base de lo que realmente está sucediendo en el local, reduciendo los costos de energía y logrando una mayor eficiencia energética y una mejor calidad ambiental interior.

El sistema S*Air-Optinet es un sistema con marcado CE probado y funcionando en más de 17 países a lo largo del planeta.